Diócesis‎ > ‎Año de la fe‎ > ‎

Indulgencias para ganar


¿Qué son las Indulgencias?

“La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos" Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1471



Se llama “plenaria” aquella indulgencia mediante la cual se remite totalmente la pena temporal: si una persona muere tras ganarla,
va directamente al cielo; y si está en el purgatorio, sale de allí y entra al cielo.
Se llama “parcial” aquella indulgencia mediante la cual se remite una parte de la pena temporal.
Con cada confesión pueden ganarse varias indulgencias plenarias; pero con cada comunión, una sola — Sólo puede ganarse una indulgencia plenaria por día. 

¿Qué debe hacerse para ganar una indulgencia plenaria para sí mismo o par a los difuntos?


Tener intención de ganar la indulgencia
 — Tener rechazo interior a todo pecado mortal y venial
 — Realizar la obra indicada por la Iglesia
 — Confesar y comulgar dentro de la semana o diez días anteriores o posteriores
 — Rezar una oración por las intenciones del Santo Padre (por ejemplo, el Credo, Padrenuestro o Avemaría)




¿Qué obras podemos hacer en el año de la Fe para ganarlas?

En la diócesis de San Rafael(Gral. Alvear, Malargüe y San Rafael)

Quien visiten en peregrinación la Iglesia Catedral de San Rafael, el
templo parroquial de la parroquia Sagrado Corazón de General
Alvear, el templo parroquial de la parroquia Nuestra Señora del Rosario de Malargüe y la Capilla de “Nuestra Señora de la Fe” de Rama Caída, y allí participen en alguna celebración sagrada o, al menos, se detengan en un tiempo de recogimiento con piadosas meditaciones, concluyendo con el rezo del Padre Nuestro, la Profesión de Fe en cualquier forma legítima, las invocaciones a la Santísima Virgen María y, según el caso, a los Santos Apóstoles o Patronos (Cf. Dec. Penit. Ap. b)

Quien participen, en cualquier lugar sagrado, de la celebración de la
Santa Misa o de la liturgia de las horas añadiendo la Profesión de Fe en cualquier forma legítima, en los siguientes días: las solemnidades del Señor, de la Santísima Virgen María, de los Santos Apóstoles, del Santo Patrono de su respectiva parroquia y el 22 de febrero, fiesta de la Cátedra de San Pedro Apóstol (Cf. Dec. Penit. Ap., c);


1.Cada vez que se participe en al menos tres momentos de predicación durante las sagradas misiones o al menos en tres lecciones sobre los Actos del Concilio Vaticano II y sobre los artículos del Catecismo de la Iglesia católica en cualquier iglesia o lugar idóneo (Cf. Dec. Penit. Ap., a);

2. Un día libremente elegido, durante el Año de la fe, para la piadosa visita del baptisterio u otro lugar donde se recibió el sacramento del Bautismo, si se renuevan las promesas bautismales en cualquier forma legítima (Cf. Dec. Penit. Ap., d).

3. Los fieles verdaderamente arrepentidos que no puedan participar en las solemnes celebraciones por graves motivos (como todas las monjas que viven en los monasterios de clausura perpetua,
los anacoretas y los ermitaños, los encarcelados, los ancianos, los enfermos, así como quienes, en hospitales u otros lugares de cuidados, prestan servicio continuo a los enfermos, etc.), lucrarán la Indulgencia plenaria, con las mismas condiciones, si, unidos con el espíritu y el pensamiento a los fieles presentes, particularmente en los momentos en que las palabras del Sumo Pontífice o de los obispos diocesanos se transmitan por televisión y radio, recitan en su propia casa o allí donde el impedimento les retiene el Padre Nuestro, la Profesión de Fe en cualquier forma legítima, y otras oraciones conforme a las finalidades del Año de la fe, ofreciendo sus sufrimientos o los malestares de la propia vida (Cf. Dec. Penit. Ap., d).

Decreto prot. 326/12

Ċ
Parroquia Fátima,
7 feb. 2013 13:20