Jubileo de las apariciones de Nuestra Señora de Fátima

publicado a la‎(s)‎ 8 jul. 2017 18:41 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 8 jul. 2017 18:42 ]

(ZENIT – Roma).- El santuario de Fátima anunció la concesión de una indulgencia plenaria por mandato del papa Francisco, durante este año jubilar que inició el 27 de noviembre de 2016 y concluirá el 26 de noviembre de 2017.

Durante este Año Jubilar, la indulgencia será concedida:

A los fieles que visiten en peregrinación el Santuario de Fátima y participen devotamente de alguna celebración o oración en honor de la Virgen María, recen la oración del Padre Nuestro, reciten el Símbolo de la Fe (Credo) e invoquen a Nuestra Señora de Fátima;

A los fieles que visiten devotamente una imagen de la Virgen de Fátima expuesta a la veneración en iglesias, capillas o lugares adecuados en los días del aniversario de las Apariciones (día 13 de cada mes, de mayo a octubre de 2017), participen en celebraciones o oraciones en honor de la Virgen María, recen la oración del Padre Nuestro, reciten el Símbolo de la Fe (credo) e invoquen a Nuestra Señora de Fátima;

– a los fieles que por razón de edad, enfermedad o graves motivos no puedan moverse, estén arrepentidos de sus pecados y tengan la firme intención de poner en práctica, tan pronto como sea posible, las tres condiciones indicadas ante una pequeña imagen de la Virgen de Fátima; Y en los días de las Apariciones, se unan espiritualmente a las celebraciones jubilares, ofreciendo con confianza a Dios misericordioso, por medio de María, sus oraciones, sufrimientos y dificultades.

Para obtener la indulgencia plenaria, los fieles sinceramente arrepentidos y animados por la caridad deben cumplir las siguientes condiciones: confesión sacramental, comunión eucarística y oraciones por las intenciones del Papa.

Mes de María

publicado a la‎(s)‎ 10 nov. 2015 9:23 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 10 nov. 2015 9:28 ]

La Iglesia otorga este mes a María para conocerla y amarla más.
Mayo en Europa y noviembre en América Latina es el mes de las flores, de la primavera. Muchas familias esperan este mes para celebrar la fiesta por la recepción de algún sacramento de un familiar. 

Por otro lado, todos saben que este mes es el ideal para estar al aire libre, rodeado de la belleza natural de nuestros campos. Precisamente por esto, porque todo lo que nos rodea nos debe recordar a nuestro Creador, este mes se lo dedicamos a la más delicada de todas sus creaturas: la SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA, alma delicada que ofreció su vida al cuidado y servicio de Jesucristo, nuestro redentor.


 



¿Qué se acostumbra hacer este mes?


Ofrecimiento de flores a la Virgen.

Este es el mejor regalo que podemos hacerle a la Virgen. Regalar flores es una manera que tenemos las personas para decirle a alguien que la queremos mucho. A la Virgen le gusta que le llevemos flores y, también, si se puede, le podemos cantar sus canciones preferidas...
Para dar mayor solemnidad al Ofrecimiento, los niños pueden ir vestidos de blanco, símbolo de pureza.


Reflexionar en los principales misterios de la vida de María.

Reflexionar implica hacer un esfuerzo con la mente, la imaginación y, también, con el corazón, para profundizar en las virtudes que la Virgen vivió a lo largo de su vida. Podemos meditar en cómo María se comportó, por ejemplo, durante:
-la Anunciación
-la Visita a su prima Isabel
-el Nacimiento de Cristo
-la Presentación del Niño Jesús en el templo
-el Niño Jesús perdido y hallado en el templo
-las Bodas de Caná
-María al pie de la cruz.


Recordar las apariciones de la Virgen.

En Fátima, Portugal; en Lourdes, Francia y en el Tepeyac, México (La Guadalupe) la Virgen entrega diversos mensajes, todos relacionados con el amor que Ella nos tiene a nosotros, sus hijos.


 
Meditar en los cuatro dogmas acerca de la Virgen María que son:

1. Su Inmaculada Concepción: A la única mujer que Dios le permitió ser concebida y nacer sin pecado original fue a la Virgen María porque iba a ser madre de Cristo.

2. Su Maternidad Divina: La Virgen María es verdadera madre humana de Jesucristo, el hijo de Dios.

3. Su Perpetua Virginidad: María concibió por obra del Espíritu Santo, por lo que siempre permaneció virgen.

4. Su Asunción a los cielos: La Virgen María, al final de su vida, fue subida en cuerpo y alma al Cielo.


Recordar y honrar a María como Madre de todos los hombres.

María nos cuida siempre y nos ayuda en todo lo que necesitemos. Ella nos ayuda a vencer la tentación y conservar el estado de gracia y la amistad con Dios para poder llegar al Cielo. María es la Madre de la Iglesia.


Reflexionar en las principales virtudes de la Virgen María.

María era una mujer de profunda vida de oración, vivía siempre cerca de Dios. Era una mujer humilde, es decir, sencilla; era generosa, se olvidaba de sí misma para darse a los demás; tenía gran caridad, amaba y ayudaba a todos por igual; era servicial, atendía a José y a Jesús con amor; vivía con alegría; era paciente con su familia; sabía aceptar la voluntad de Dios en su vida.


Vivir una devoción real y verdadera a María.

Se trata de que nos esforcemos por vivir como hijos suyos. Esto significa:

1. Mirar a María como a una madre: Platicarle todo lo que nos pasa, lo bueno y lo malo. Saber acudir a ella en todo momento.
2. Demostrarle nuestro cariño: Hacer lo que ella espera de nosotros y recordarla a lo largo del día.
3. Confiar plenamente en ella: Todas las gracias que Jesús nos da, pasan por las manos de María, y es ella quien intercede ante su Hijo por nuestras dificultades.
4. Imitar sus virtudes: Esta es la mejor manera de demostrarle nuestro amor.


Rezar en familia las oraciones especialmente dedicadas a María.

La Iglesia nos ofrece bellas oraciones como la del Ángelus (que se acostumbra a rezar a mediodía), el Regina Caeli, la Consagración a María y el Rosario.
Varias oraciones Marianas.


Cantar las canciones dedicadas a María


Que nos ayudan a recordar el inmenso amor de Nuestra Madre a nosotros, sus hijos.


Treinta días de oración a la Reina del Cielo


Fuente: Catholic.net (Mayo: Mes de María)


Jueves Santo: ¿ qué pasa hoy?

publicado a la‎(s)‎ 2 abr. 2015 14:19 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 10 nov. 2015 9:23 ]

Este jueves Santo se celebran; así literalmente 2.015 años no sólo de La Institución de La Eucaristía como el regalo de Amor, si no que se celebran también 2.015 años de La Institución de uno de los Sacramentos de entrega y abandono total al Señor; sí y es el Sacramento de La Orden Sacerdotal y La Vida de Servicio a los demás.




Con la celebración del jueves Santo no solo se abre el Triduo Pascual. En este día nuestra Iglesia Católica conmemora la institución de la Eucaristía en la Última Cena, pero a la vez con las Palabras mismas de Jesucristo << Hagan esto en conmemoración mía>>, festejamos a todos los valientes que dijeron sí, un sí de corazón como el de María a vivir una vida consagrada a Jesús y con el gesto del lavatorio de pies también festejamos a todos aquellos que dedican su vida a servir de manera humilde y extraordinaria a los demás cumpliendo el último mandamiento de Cristo.

Luego ya por la tarde tenemos la Misa Vespertina donde damos Introducción a la celebración del Triduo Pascual es así como el Jueves Santo llega a su máxima relevancia. En ésta tarde se da comienzo al Triduo Pascual que culminará en la vigilia que se conmemora, en la noche del Sábado Santo al Domingo de Pascua la Resurrección de Jesucristo.

¿CÓMO ES LA CELEBRACIÓN LITÚRGICA DE HOY ?

  • Comienzo de la Celebración: el sagrario se presenta vacío con la puerta abierta. El altar mayor, donde se celebrará la Santa Misa, se adorna con cirios, manteles y sin flores hasta la Resurrección.
  • Los cantos: están enfocados a la celebración de la institución de la Eucaristía. El color de ésta celebración es el blanco sustituyendo al morado.
  • Gloria: se canta de nuevo el “Gloria” a la vez que se tocan las campanas, y cuando éste termina, las campanas dejan de sonar.
  • Las lecturas: 
1)  La primera es del libro del Éxodo donde se nos presentan Prescripciones sobre la cena pascual.
2) La segunda lectura es de la primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios donde se nos enseña que:Cada vez que comemos de este pan y bebemos de este vino, proclamamos la muerte del Señor.
3) El salmo responsorial : El Cáliz que bendecimos, es la comunión con la sangre de Cristo. 
4) El Evangelioes el momento del lavatorio de pies a los discípulos, que adquiere un destacado simbolismo dentro de los oficios del día, ya que posteriormente, se realiza por el sacerdote lavando los pies a doce varones a modo de representar a los doce apóstoles, en el que se recuerda el gesto que realizó Jesús antes de la Última Cena con sus discípulos, efectuándose en esta ocasión entre la
 Homilía y las ofrendas, este acto suprime el Credo. 
  • El lavatorio de los pies se entona un cántico relacionado con el Mandamiento Nuevo del Amor entregado por Jesucristo en esta noche santa, destacando frases del texto del discurso de Jesús en la última cena, recogido por el Evangelio de San Juan. Y es así que celebramos la Institución del Mandamiento de Amor, <<Ámense los unos a los otros como Yo los he Amado>>.
  • La celebración se realiza en un ambiente festivo, pero sobrio y con una gran solemnidad. 
  • La Consagración:  esta es la parte Máxima de la Liturgia de este día y así se conmemora y se celebra la institución de la Eucaristía.

Una vez se ha repartido la Comunión como de costumbre, el Santísimo Sacramento se traslada desde el Altar donde se ha celebrado la Misa en procesión hasta el llamado “Altar de la reserva” o “Monumento”, un altar exclusivo preparado para esta celebración, que debe estar fuera del templo o al menos de la nave central, debido a que en la celebración del Viernes Santo no se celebra la Eucaristía. Durante la procesión hasta la llegada al lugar del Monumento, se entona algún himno eucarístico, el sacerdote deposita el copón con el Santísimo, debidamente cubierto, dentro del sagrario de la reserva, y puesto de rodillas, lo inciensa. Por lo general, no da la bendición con el Santísimo ni reza las alabanzas, sino más bien se queda unos instantes orando en silencio. Antes de retirarse, cierra la puerta del sagrario de reserva, hace genuflexión y se retira.

Durante la noche se mantiene la adoración del Santísimo en el “Monumento”, celebrándose la llamada “Hora Santa” en torno a la medianoche, quedando el Santísimo allí hasta la celebración del Viernes Santo. Esta reserva recuerda la agonía y oración en Getsemaní y el encarcelamiento de Jesús, y por eso los sacerdotes celebrantes piden que velen y oren con Él, como Jesús pidió a sus apóstoles en el huerto de Getsemaní. Una vez han terminado los oficios, se rememora la oración y agonía de Jesús en el huerto de los olivos, la traición de Judas y el prendimiento de Jesús, que se suele celebrar con procesiones en la tarde-noche del Jueves Santo.

En algunos lugares, existe la tradición de visitar siete monumentos en distintos Templos de una misma ciudad, para recordar a modo de “estaciones”, los distintos momentos de la agonía de Jesús en el Huerto y su posterior arresto.

Desde hace unos años, como Iglesia Católica celebramos el Jueves Santo como Día del Amor Fraterno pues Dios nos amó tanto que nos 
dio a su Hijo Único para que fuéramos salvados creyendo en Él, y Jesús entrega su vida a cambio de la nuestra y no hay prueba de amor más grande que el que da la Vida por los suyos. Y no sólo bastándole eso, en la locura de amor más grande por nosotros, no sólo se entrega y da la vida, si no que se queda con bajo las apariencias del Pan y el Vino; Su Sacrificio de Amor más grande: La Cruz. Su regalo de amor más grande: La Eucaristía.




Artículo escrito por David López( fuente: http://catolicosconaccion.com/2015/04/02/que-se-celebra-el-jueves-santo/) 

Examen de conciencia 2

publicado a la‎(s)‎ 25 mar. 2015 20:21 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 25 mar. 2015 20:25 ]

¡Ay de mí! ¿Qué hice? Ofender a un Dios que me ha creado, que me ha redimido con su sangre preciosa y diariamente me está colmando de beneficios...
1er Mandamiento: Amarás a Dios sobre todas las cosas

¿He dudado de Dios o lo he negado? ¿He dudado de las verdades enseñadas por la Iglesia en cosas de fe y moral? ¿Me he preocupado por acrecentar mi formación moral y religiosa? ¿He leído libros anticristianos aprobándolos? ¿Me avergüenzo de mi religión ante quienes se burlan de ella? ¿Me dejo llevar de ideas y consejos de personas inmorales o sin religión? ¿He abusado de la misericordia de Dios? ¿He dejado de cumplir las promesas o votos hechos a Dios? ¿He cumplido con mis oraciones de cristiano? ¿He sido indiferente en las cosas de Dios? ¿He cometido sacrilegio? ¿He sido supersticioso creyendo en falsos milagros, asistiendo a cultos falsos (por ejemplo evangélicos, mormones) o utilizado amuletos cintas rojas, herraduras? ¿He dado culto a personajes que la Iglesia no reconoce como santos (por ejemplo, a la difunta Correa, al gauchito Gil)? ¿He acudido a diversos modos de adivinación, magia o brujería?


2doMandamiento: No tomarás el nombre de Dios en vano

¿He dicho palabras ofensivas o burlas contra Dios, la Virgen María, los Santos, el Papa, los sacerdotes, las religiosas o las cosas sagradas? ¿He jurado falsamente, sin necesidad o con mentira en nombre de Dios?



3er Mandamiento: Santificarás las fiestas

¿Falto a Misa los domingos o fiestas de preceptos pudiendo asistir? ¿Participo de la Misa sin atención, hablando o distrayendo a los demás, o he llegado muy tarde? ¿He trabajado sin necesidad los domingos? ¿He hecho ayuno y abstinencia en los días indicados por la Iglesia, Miércoles de ceniza, Viernes Santo? ¿Confesé y comulgué por lo menos una vez al año en el tiempo de Pascua?


4to Mandamiento: Honrarás a tu padre y tu madre

¿He faltado a la obediencia a mis padres, superiores o maestros? ¿Les conteste mal, los hice enojar o les he causado disgusto? ¿Me he ocupado de las necesidades materiales y espirituales de mis, padres? ¿Tengo buena relación con mis hermanos? ¿He sido injusto con mis hijos, empleados o subalternos? ¿He sido respetuoso y justo con mi esposa o mi esposo? ¿He cumplido mis deberes para con la Patria?
5to Mandamiento: No matarás

¿He causado o deseado algún mal físico a otra persona? ¿He aconsejado, colaborado o realizado un aborto? ¿Utilizo abortivos como el DIU? ¿He descuidado mi salud o arriesgado la vida sin necesidad? ¿Me he embriagado o consumido drogas? ¿Guardo odio o rencor a alguien? ¿He alimentado deseos de venganza? ¿He sido causa de que otros pecaran con consejos o malos ejemplos o usando ropa indecente o provocativa? ¿He escandalizado con mi conducta?



Mandamientos: 6to No cometerás actos impuros y 9no No consentirás pensamientos y deseos impuros

¿He cometido actos deshonestos sólo o con otra persona, casada o soltera, del mismo sexo o pariente? ¿Me he entretenido con pensamientos o deseos impuros? ¿Me he entretenido mirando cosas deshonestas como: revistas, películas, novelas, vídeo de música, programas de chimentos, espectáculos o Internet? ¿Tengo malas conversaciones o amistades? ¿Llevo con castidad el noviazgo o soy para el otro causa de pecado? ¿He faltado a la fidelidad matrimonial, de pensamiento u obra? ¿He realizado el acto conyugal de modo no natural? ¿He usado o aconsejado tomar pastillas o he utilizado en el cuerpo cosas para no tener hijos?



Mandamientos: 7mo No robarás y 10mo No codiciarás los bienes ajenos

¿He robado o colaborado en un robo? ¿He devuelto lo robado? ¿He dañado la propiedad o el trabajo de otro? ¿He reparado el daño causado? ¿He hecho dinero por medios ilícitos? ¿He pagado las deudas contraídas? ¿He cumplido con mi trabajo? ¿He derrochado dinero en el juego (por ejemplo en el casino, la lotería o la quiniela)? ¿He deseado con envidia los "bienes ájenos? ¿He contribuido al sostenimiento de la Iglesia en mi parroquia?



8vo Mandamiento: No darás falso testimonio ni mentirás

¿He mentido, aún para hacer un bien o evitar un mal? ¿He atribuido con maldad al prójimo culpas y defectos que no tiene? ¿He reparado este daño? ¿He juzgado o sospechado mal de alguien sin justo fundamento? ¿He comentado defectos o culpas ajenas sin necesidad o con mala intención? ¿He reparado este daño?

Las actitudes de María en la Anunciación y Encarnación

publicado a la‎(s)‎ 25 mar. 2015 18:37 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 25 mar. 2015 19:12 ]



Dios nos creo por amor.
Por amor nos redimió.
Se Encarnó y se hizo hombre,
En el seno de una Virgen
Llena de la gracia de Dios.
Hoy nos dejamos maravillar por el misterio de un Dios que quiso hacerse hombre en el seno de María para darnos la vida.

De generación en generación sigue vivo el asombro ante este misterio inefable. San Agustín, imaginando que se dirigía al ángel de la Anunciación, pregunta: “¿Dime, oh ángel, por qué ha sucedido esto en María?”. La respuesta, dice el mensajero, está contenida en las mismas palabras del saludo: “Alégrate, llena de gracia” (cf. Sermo 291, 6). De hecho, el ángel, “entrando en su presencia”, no la llama por su nombre terreno, María, sino por su nombre divino, tal como Dios la ve y la califica desde siempre: “Llena de gracia (gratia plena)”, y la gracia no es más que el amor de Dios; por eso, en definitiva, podríamos traducir esa palabra así: “amada” por Dios (cf. Lc 1, 28).Benedicto XVI.-

Por esto, presentamos una lista (extraída de CATHOLIC-LINK), con la que aprendemos de las actitudes de María, para acoger con plena disponibilidad el misterio de Dios en nuestra vida y ser capaces de amar con Ella misma lo hizo.



Silencio en su interior

María se sobrecoge ante la visita del ángel pero puede recibir y comprender el mensaje que él le comunica por el profundo silencio que llena su interior. Ella está acostumbrada a meditar las palabras del Señor, está acostumbrada al lenguaje Divino y lo capta con profundo recogimiento. Aprendamos de María a tener ese silencio interior que nos permita estar en sintonía con El Señor aún en medio de nuestras actividades cotidianas.




Escucha atenta

María escucha reverentemente al ángel. No está pensando en ella misma, ni en lo que tiene que hacer, ni en qué cosas va a tener que dejar para ser la Madre de Jesús. Ella se dispone, escucha, se deja tocar por las palabras y las medita en su corazón. Aprendamos de María a escuchar a Dios en el silencio y en medio de las circunstancias concretas de nuestra vida, y pidámosle que nos ayude a mantener nuestro corazón abierto a su palabra.



Acogida generosa


María después de escuchar acoge. Las palabras dan fruto en su interior, no pasan como el viento sino que se quedan y echan raíces en su corazón. Aprendamos de María a vivir una acogida humilde del Plan de Dios en nuestra vida. Que ella nos enseñe a aceptar con amor los designios Divinos y a no querer otra para nuestra vida.




Búsqueda

Esta actitud es la que lleva a María a preguntarse sobre el sentido profundo de las palabras del Mensajero de Dios en el momento de la Anunciación: “¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?”. Y su pregunta no es fruto de la duda, sino fruto de un anhelo de mayor luz para poder descubrir la profundidad del su misión. En ella esta el deseo de responder con mayor fidelidad y generosidad. Aprendamos de María a tener un corazón inquieto que no descanse hasta dar gloria a Dios con nuestra vida.






Disponibilidad al Plan de Dios


María se muestra totalmente disponible para hacer lo que Dios le pide. Esta actitud es la de un corazón que se ha educado en decir sí en cada cosa pequeña, un corazón que se ha educado en pensar primero en los demás que en sí mismo. Aprendamos de María a tener esa apertura, esa generosidad sin medida que se entrega por completo y por amor a Dios y a los demás.






Confianza en Dios y en sus promesas

María ha meditado desde pequeña las promesas hechas por Dios al pueblo de Israel. Ella las conoce y sabe que Él siempre ha sido fiel a pesar de la debilidad del pueblo. Su confianza no es ciega, está basada en las acciones de Dios. Ella ha dejado que Él sea el centro de su vida, se ha abierto a su amor. En ella están representados los anhelos y las luchas de un pueblo que aunque frágil ha creído en Dios. Aprendamos de María a confiar en que Dios siempre cumple sus promesas y que con nosotros no va a hacer una excepción porque Él es infinitamente Bueno y fiel.



Valentía


María no se achica frente a la misión excepcionalmente grande que le anuncia el ángel. Tiene miedo sí, pero se lanza con valentía a cumplir el Plan de Dios. Aunque sea una niña, ella confía profundamente en la gracia de Dios que agiganta sus pequeños esfuerzos y es capaz de reconocer el valor de su sí, el valor que Dios le da a la entrega libre de nuestra humanidad. Aprendamos de María a confiar en que Dios puede hacer cosas grandes con nuestra pequeñez cuando se la entregamos totalmente.




Luisa Restrepo- Catholic-link


La anunciación del ángel y la encarnación del Hijo de Dios

publicado a la‎(s)‎ 25 mar. 2015 16:15 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 25 mar. 2015 17:30 ]

“El ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios, vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, 
a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo (...). 
Dijo María: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tú palabra.” (Lucas 1, 30-32, 38)








Se llama "anunciación" a la visita del Arcángel Gabriel, enviado por Dios a la Virgen María para pedirle que sea la Madre del Verbo por la gracia del Espíritu Santo. Ella, consciente de su dignidad y al mismo tiempo su pequeñez, consintió entregándose sin reservas a la voluntad de Dios. El "Sí" de María Santísima abre el camino a la Encarnación que ocurre en ese momento. En ese instante el Verbo se hizo carne. Dios eterno vino a habitar en ella asumiendo la naturaleza humana.

  • Celebramos la Anunciación el 25 de Marzo por ser 9 meses antes de la Navidad (Nacimiento del Señor)
  • María Santísima un 25 de marzo le dijo a Bernardita en Lourdes: "Yo soy la Inmaculada Concepción".


¿Cómo recordamos la anunciación?

  • Rezando el Angelus.
  • Rezando el primer misterio gozoso del Rosario.
  • Celebrando el día del niño por nacer. 
  • El día de la Anunciación el Verbo se hizo carne; La Segunda Persona de la Trinidad asumió la naturaleza humana y comenzó a vivir en el vientre de María Santísima.

Gracias al «sí» de Cristo y de María, Dios pudo asumir un rostro de hombre.- (Benedicto XVI, 25 marzo 2007 )
Queridos hermanos y hermanas: 

[...]
La Anunciación, narrada al inicio del Evangelio de san Lucas, es un acontecimiento humilde, escondido -nadie lo vio, sólo lo presenció María-, pero al mismo tiempo decisivo para la historia de la humanidad. Cuando la Virgen pronunció su «sí» al anuncio del ángel, Jesús fue concebido y con Él comenzó la nueva era de la historia, que después sería sancionada en la Pascua como «nueva y eterna Alianza». 

En realidad, el «sí» de María es el reflejo perfecto del «sí» de Cristo, cuando entró en el mundo, como escribe la Carta a los Hebreos interpretando el Salmo 39: «¡He aquí que vengo - pues de mí está escrito en el rollo del libro - a hacer, oh Dios, tu voluntad!» (10, 7). La obediencia del Hijo se refleja en la obediencia de la Madre y de este modo, gracias al encuentro de estos dos «síes», Dios ha podido asumir un rostro de hombre. Por este motivo la Anunciación es también una fiesta cristológica, pues celebra un misterio central de Cristo: su Encarnación. 

«He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». La respuesta de María al ángel continúa en la Iglesia, llamada a hacer presente a Cristo en la historia, ofreciendo su propia disponibilidad para que Dios siga visitando a la humanidad con su misericordia. 

[...]

En este período de Cuaresma contemplamos más frecuentemente a la Virgen que en el Calvario sella el «sí» pronunciado en Nazaret. Unida a Jesús, testigo del amor del Padre, María vivió el martirio del alma. Invoquemos con confianza su intercesión para que la Iglesia, fiel a su misión, dé al mundo entero testimonio valiente del amor de Dios.

 Extraído de corazones.org

¿Y SI PREPARAMOS EL ALMA PARA ESTA SEMANA SANTA?

publicado a la‎(s)‎ 24 mar. 2015 19:24 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 24 mar. 2015 19:25 ]

Qué mejor que comenzar esta SEMANA SANTA, con un buen examen de conciencia, teniendo el alma pura y poder acompañar a Cristo de la mejor manera posible.-

FRENTE A DIOS

1) ¿Por qué recurro al Sacramento de la Penitencia?

2) ¿He olvidado u omitido expresamente en mis confesiones anteriores algunos pecados graves?

3) ¿He cumplido con la penitencia impuesta por el confesor? ¿He  reparado? ¿Me he esforzado  en practicar las resoluciones tomadas con miras a reformar mi vida según el Evangelio?

4) El Señor Jesús  dijo: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón” (Mt. 22,37). ¿Mi corazón se orienta hacia Dios hasta el punto de amarlo sobre todas las cosas? .O Bien estoy más preocupado por las cosas temporales. 

5) ¿Mi fe en Dios - quien nos habló por su Hijo - es firme? ¿Me he adherido firmemente a la doctrina de la Iglesia?  ¿Me he preocupado permanentemente por mi formación cristiana, de escuchar la Palabra de Dios, de participar en una catequesis superior, de evitar todo lo que daña a la fe? He profesado siempre vigorosamente y sin temor la fe en Dios y en su Iglesia. ¿Me he mostrado cristiano  tanto en  la vida privada como en la pública?

6) ¿He rezado mañana y tarde? ¿Es mi oración una verdadera conversación  del espíritu y del corazón con Dios o es solamente un rito exterior? ¿He ofrecido a Dios trabajos, alegrías y dolores? ¿He recurrido a Él en las tentaciones?

7) ¿Respeto y amo el Nombre de Dios? ¿He ofendido a Dios con blasfemias  o con falsos juramentos o pronunciando su Nombre de manera vana? ¿He faltado al respeto debido a la Santísima Virgen María y a los Santos?

8) ¿Santifico los Domingos y las fiestas de la Iglesia participando activamente, con atención y piedad en el culto litúrgico, especialmente en la Misa? ¿He observado los mandamientos relativos a la confesión anual y a la comunión Pascual?

9) ¿Tengo, tal vez, otros dioses, con los cuales soy más cuidadoso o en cuales tengo más confianza que en Dios, como el dinero, supersticiones, espiritismo y otras prácticas mágicas?


FRENTE AL PRÓJIMO

10) ¿Abuso de mis hermanos utilizándolos para mis fines o actuando con ellos de una manera que no quisiera para mí? ¿He escandalizado con malas palabras o con malas acciones?

11) En la vida familiar: Hijo o hija. ¿He obedecido a mis padres, los he honrado o ayudado en sus necesidades espirituales o materiales?

Padre. ¿He sido cuidadoso con la instrucción y la educación cristiana de mis hijos, de ayudarlos con mi buen ejemplo y por el ejercicio de mi autoridad?

Esposo. ¿He sido fiel de corazón y de conducta?

12) ¿Reparto mis bienes con aquellos que son más pobres que yo? ¿He defendido, en tanto me fuera posible, a los oprimidos, y ayudado a quienes se encuentran en la miseria? ¿He  despreciado a los débiles, a los ancianos, o a los extranjeros?

13) ¿Recuerdo la misión recibida en la confirmación? ¿He participado en la vida de mi parroquia, en las obras de apostolado y de caridad de la Iglesia? ¿He acudido en auxilio de sus necesidades? ¿He rezado por la unión de todos  dentro de unidad de la Iglesia, por la evangelización de los pueblos, por la paz y justicia entre ellos?

14) ¿Me preocupo del bien y de la prosperidad de la comunidad en la que vivo? ¿He promovido, especialmente, la honestidad de las costumbres, la concordia y la caridad? ¿He cumplido mis deberes cívicos (electorales)?. ¿He pagado mis impuestos?

15) ¿En mi  ejercicio profesional he sudo justo, activo, honesto, y servicial? ¿He pagado un salario justo a mis obreros o empleados? ¿He cumplido las promesas y condiciones contractuales?

16) ¿He obedecido y respetado a las autoridades legítimas?

17) ¿Si tuve una responsabilidad o ejercí  alguna autoridad, lo hice con espíritu de servicio y por el bien de los otros?

18) ¿He causado daño al prójimo y he sido injusto con él por juicios o   teniendo sospechas temerarias, con maledicencias, calumnias o violación de secretos?

19) ¿He violado la integridad física, la vida, la reputación, el honor del prójimo? ¿He dañado o me he apropiado de sus bienes? ¿He sugerido, persuadido o procurado un aborto? ¿Odio a alguien? ¿Estoy alejado del resto por riñas, insultos, cólera o enemistad? ¿He sido culpable de negarme a dar testimonio de la inocencia del prójimo?

20) ¿He deseado de manera injusta o desordenada el bien ajeno o lo he robado? ¿He dañado a sus propietarios? ¿He sido cuidadoso en restituir el bien ajeno y en reparar el perjuicio causado?

21) Si mis derechos fueron vulnerados, ¿he estado listo al perdón, a la reconciliación y a la paz, por amor  a Cristo, o he conservado voluntariamente el odio y el deseo de venganza?

III CRISTO, EL SEÑOR HA DICHO: “AMA A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO”

22) ¿Cuál ha sido la orientación fundamental de mi vida? ¿He sido animado por la esperanza de la vida eterna? ¿He tenido cuidado de progresar en la vida espiritual mediante la oración, por le lectura y la meditación de la Palabra de Dios, por la participación en los Sacramentos, y por la penitencia? ¿He tenido cuidado de dominar mis inclinaciones y pasiones malas, mis vicios como la envidia, la glotonería, el alcoholismo, y la propensión a las drogas? ¿O aquellas como la vanidad y el orgullo? ¿Me he exaltado frente a Dios? ¿He despreciado al prójimo? ¿Me he considerado superior en todo frente  a los otros? ¿He querido imponerles mi voluntad, ignorando sus derechos y su libertad?

23) ¿He empleado los dones recibidos de Dios (“los talentos”), como el tiempo y la fuerza, para perfeccionarme a mí mismo? ¿He sido perezoso?

24) ¿He soportado con paciencia las contradicciones, penas y dolores? ¿He observado la ley del ayuno y de la abstinencia (miércoles de ceniza para el primero y  los viernes de cuaresma para la segunda? ¿He observado la ley divina de la penitencia cada viernes (haciendo el Vía Crucis, por ejemplo)?.

25) ¿He conservado mis sentidos y todo mi cuerpo en el pudor y la castidad? ¿He recordado que mi cuerpo (por el bautismo) es un templo del Espíritu, destinado a la resurrección gloriosa? ¿He manchado mi carne con malos pensamientos, malas palabras y malos deseos; por miradas o actos indignos e impuros? ¿He buscado o aceptado lecturas, conversaciones y espectáculos contrarios a la castidad? ¿He inducido a los otros al pecado? ¿He observado la ley moral en la práctica matrimonial?

26) ¿He actuado contra mi conciencia por temor o hipocresía?

27) ¿Soy esclavo de tal o cual pasión?

APÉNDICE I

Todo pecado grave debe ser acusado en número y especie: por ejemplo, “he pecado cinco veces de desear impuramente a una persona casada, o “he faltado tres veces a la Misa dominical sin justificación seria”.

APÉNDICE II

Complemento a las preguntas 12, 14 y 15 a la luz del examen de conciencia social propuesto por BERTRAND DE MARGERIE SJ. En SACREMENTS ET DEVELOPPEMENT INTÉGRAL (Paris, Téqui, 1977, cap. IV).

28) ¿Tengo la costumbre de hacer mi propia contabilidad? ¿He rendido cuentas a mí mismo, a los otros y a Dios del uso del dinero?

29) ¿He tomado en cuenta, en mis inversiones, las necesidades urgentes de los países subdesarrollados o de los sectores menos desarrollados de la economía nacional?

30) ¿Me he embolsado mis dividendos sin preguntarme si lesionaban o no los derechos de terceros)? ¿No Tengo -en este caso- la obligación de restituir a los terceros en la medida de la violación de sus derechos? ¿He pensado en unirme a  otros accionistas para defender, en las asambleas generales, a los obreros  de la empresa y a los consumidores?

31) ¿Soy miembro de una organización profesional?

32) ¿Que he hecho, que hago o qué puedo hacer para transformar mi medio profesional en una verdadera comunidad de personas?

33) Si mis empleados son padres y madres de familia, ¿reciben - en la medida de lo posible- un salario familiar?

34) ¿Tengo la costumbre de consultar (mediante un mecanismo previamente dispuesto) a los obreros de mi empresa respecto de los problemas de su gestión, con el fin de que tengan voz en el asunto y  de que tomen conciencia de participar en mis responsabilidades?

(Estas preguntas están inspiradas en  recientes encíclicas sociales de los Papas)


Traducido del francés por José Gálvez Krüger
ACI Prensa

 

GRAN ALMUERZO FAMILIAR

publicado a la‎(s)‎ 28 oct. 2014 17:31 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 28 oct. 2014 17:35 ]


LA PARROQUIA, HA ORGANIZADO UN ALMUERZO FAMILIAR, PARA EL DÍA 9 DE NOVIEMBRE, A LAS 12:30hs. EN EL GIMNASIO DEL I.S.A. PARA SEGUIR RECAUDANDO FONDOS PARA LA CONSTRUCCIÓN DE LAS AULAS...
 EL TRABAJO ES DURO. PERO SABEMOS QUE "LA GRAN FAMILIA DE FÁTIMA" PUEDE LOGRAR ESTO, EN BENEFICIO DE TODOS, ¡¡¡¡Y MUCHO MÁS!!!!

pueden colaborar comprando las tarjetas en el despacho parroquial.-





¡¡gracias por colaborar siempre!!


HORARIOS DE MISA

publicado a la‎(s)‎ 28 oct. 2014 16:38 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 28 oct. 2014 17:35 ]






Capilla del Saliente
-Los Compartos-

Sábado a las 18:30 hs.


Capilla María Auxiliadora
-El Ceibo-

Domingo a las 18:30hs.







Templo Parroquial

Martes a Viernes a las 20:00hs.

Sábado a las 20:00hs.

Domingo a las 10:30hs. y 20:30hs.

RETIROS IGNACIANOS

publicado a la‎(s)‎ 11 jul. 2014 13:54 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 11 jul. 2014 13:56 ]






Ejercicios Espirituales Ignacianos

Del 15 al 18 de Agosto




  • Predica para Varones: P. Guillermo Lemos

Lugar: Casa de Retiros “Cura Brochero” Carmensa



  • Predica para Mujeres: P. Fabricio Porta

Lugar: Casa de Retiros “Beata Antula” Monte Comán







1-10 of 113