SAN JUAN PABLO II

publicado a la‎(s)‎ 6 may. 2014 17:00 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 6 may. 2014 17:29 ]

SAN JUAN PABLO II

>>Totus Tuus<<





BIOGRAFIA



a/fatimaalvear.com.ar/parroquia-nuestra-senora-de-fatima/opinion-tema-de-actualidad/escudo-pontificio

ORACION OFICIAL



VIDEOS



Papa Francisco 2.0

publicado a la‎(s)‎ 24 mar. 2014 11:35 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 24 mar. 2014 15:24 ]

"De Benedicto XVI a Francisco: el papel positivo de las redes sociales en el cambio de percepción del Papa"

 De entre la pléyade (generación) de publicaciones que dedicaron la portada al cardenal Joseph Ratzinger tras su elección como Papa tal vez las de mayor impacto visual (y de influjo perceptivo) fueron la del periódico italiano Il Manifesto y la del británico The Mirror. Ambos coincidían en una línea de proyección: reflejar con el titular la personalidad del nuevo Pontífice y acentuarla con la fotografía elegida. Il Manifesto puso como titular de portada «Il pastore tedesco» («El pastor alemán») mientras que The Mirror eligió uno análogo: «God´s rottweiler» («El rottweiler de Dios»). Uno y otro proyectaban al nobel pontífice saludando sonrientemente desde el balcón central de la basílica de san Pedro pero con un detalle que no pasaba desapercibido: Ratzinger mostraba los dientes y así estaba en sintonía con los caninos calificativos dados en las portadas.

Titular y foto no eran fruto de la generación espontánea: en las dos portadas quedaba recogido el historial de «leyendas negras » que había acompañado a quien prácticamente durante todo el pontificado de Juan Pablo II se ocupó de uno de los dicasterios de la Santa Sede que ya de por sí no gozaba de buena fama: la Congregación para la Doctrina de la Fe.

 Casi ocho años después las portadas y titulares que acompañaron al primer Papa latinoamericano fueron en una dirección completamente distinta al grado de poder reconocer que la cobertura periodística, prácticamente en unanimidad, fue positiva. Los más recientes estudios sociológicos de percepción sobre el Papa Francisco apuntan a una valoración mundial predominantemente positiva.

Uno de esos estudios, tal vez el más completo hasta la fecha, es el que realizó un conocido grupo demoscópico(demoscopia: sondear opiniones) en los Estados Unidos . Sumariamente podemos destacar que 8 de cada 10 católicos estadounidenses tienen una impresión «favorable» o «muy favorable» del Papa. Se destaca una mayor intensidad religiosa entre los católicos en los últimos 12 meses (26% dicen estar más ilusionados, 40% refieren que oran con mayor frecuencia y hasta un 21% dice que lee más la Biblia). El análisis muestra también que el Papa Francisco es más popular entre católicos que entre los no católicos (de entre los cuales, sin embargo, sólo un 4% tiene una opinión desfavorable). ¿Cómo ha sido posible un cambio de percepción tan radical en tan poco tiempo? ¿Han jugado las redes sociales un papel importante en este revés de imagen?

1. La opinión pública y la opinión publicada

El papel determinante de la prensa impresa, de la televisión y de la radio en el reporte de eventos es actualmente distinto al que tenía en un nada remoto 2005, año en que fue elegido Papa el cardenal Joseph Ratzinger. Predominaba por entonces la forma de comunicación broadcasting que supone entender la comunicación de forma unidireccional: transmisión de contenidos que el auditorio recibía pasivamente.

 Hoy en día el periodismo funciona de modo distinto: si en otro tiempo la «opinión pública» recibía y hacia masivamente suya la «opinión publicada», en la era de la bidireccionalidad aquello ya no es posible o al menos no con tanta facilidad. No es posible porque hoy la comunicación es “sharing”, es compartir, y esto convierte a cualquier persona que tenga un dispositivo en la mano, con conexión a internet, en generador y difusor de contenidos propios y de terceros. De esta manera el periodismo en particular y la comunicación en general es dialéctica, transversal, y ante este hecho resulta complicado que los que hasta hace poco eran generadores tradicionales de opinión publicada cierren los ojos ante la auténtica opinión pública. Que las personas sean hoy editoras de sí mismas en la web ha derivado en que sean también efectivamente ellas quienes marquen las tendencias de opinión, incluyendo el ámbito religioso.

2. El papel específico de las redes sociales

Cuando la tarde del 19 de abril de 2005 el recién electo Benedicto XVI salió al balcón central de la basílica vaticana para saludar a la multitud reunida en la plaza de san Pedro las redes sociales no eran lo que son hoy: por entonces la red social más usada era MySpace, que contaba con apenas dos años de existencia pero cuyos usuarios se concentraban sobre todo en los Estados Unidos con el inglés como idioma exclusivo. Facebook había aparecido unos meses antes de la elección de Benedicto XVI, el 4 de febrero de 2004, pero su difusión estuvo inicialmente restringida a campus universitarios de la Unión Americana y, como se puede suponer, no conocía todavía el desarrollo e impacto del que gozó años más tarde. YouTube apareció en la web en febrero de 2005 y Twitter dio sus primeros pasos un año después, en marzo de 2006.

Son las redes sociales las que han jugado un papel específico y determinante de primer nivel en el cambio de percepción de la imagen del papado, concretamente del Papa Francisco. Los análisis especializados corroboran la tesis: en el periodo marzo-noviembre de 2013 el Papa fue el personaje con mayor volumen de búsquedas mensuales en Google a nivel global, con 1.737.300 búsquedas, y el más mencionado en la web, con más de 49 millones de menciones. Que las menciones asociadas al Papa presenten una distribución geográfica mundial y heterogénea evidencia que no se trata de un fenómeno reducible a una zona particular de la tierra. Pero los datos arrojados por los estudios dicen todavía más acerca de su popularidad: entre uno de los sectores que más pueblan la red, los jóvenes, el Papa es el tercer personaje mundial mejor valorado, apenas detrás de One Direction (78 millones de menciones) y Justin Bieber (53 millones).

Desde un punto de vista de eficacia de la comunicación el Papa bien puede denominarse lo que en el jerga de los comunicadores se llama «gurú». Y es que a nivel de interacción los mensajes del Papa Francisco en Twitter son un éxito, le dan un elevadísimo nivel de interacción. ¿Y en Facebook cómo van las cosas? Si bien no hay una presencia institucional oficial (hasta marzo de 2014), las páginas no oficiales del Papa muestran a usuarios más fieles respecto a otras páginas de líderes mundiales .

Que la gran prensa, no pocas veces hostil a la Iglesia en particular y al cristianismo en general, haya sucumbido ante la exigencia de presentar al Papa Francisco como lo perciben las personas, se debe a tres líneas de acción que individuamos de la siguiente manera y a las que no se les puede negar un papel decisivo:

 2.1 La comunicación institucional de la Santa Sede y el brinco a las redes sociales

Los funerales de Juan Pablo II, el Cónclave sucesivo y la elección del nuevo Papa supusieron para el Vaticano enfrentarse a una forma de comunicación que precisaba de unos requerimientos distintos a los de tiempos y experiencias pasadas. Para no distraernos del tema central dejamos en manos de otros el análisis y la crónica de ese momento concreto, pero sí señalamos que las lecciones aprendidas durante ese periodo de 2005 hizo replantearse la necesidad de una comunicación todavía más eficaz por parte de los organismos competentes de la Santa Sede. Esas reflexiones fueron materializándose unos años después, como podemos ver a continuación.

 Durante el Pontificado de Benedicto XVI la migración institucional de la Iglesia a las redes sociales fue una constante: el 5 de junio de 2008 la Santa Sede abrió un canal institucional en YouTube(http://www.youtube.com/vatican; en realidad son varios canales en diferentes idiomas) para ofrecer la cobertura informativa más reciente sobre las actividades del Papa en breves cápsulas de video.

 El 12 de abril de 2010 la oficina de comunicación del Vaticano anunció el lanzamiento del blog oficial del Vatican Infomation Service (http://www.vis.va; una bitácora en varios idiomas alojada en el sistema Blogger, empresa satélite de Google, Inc., el portal de blogs gratuitos más grande del mundo). Un año más tarde, el 19 de abril de 2011, nace la versión digital del periódico del país más pequeño del mundo y uno de los más antiguos: L´Osservatore Romano. (http://www.osservatoreromano.va; actualmente en siete idiomas).

 Unos meses más tarde, en la víspera del 29 de junio de 2011, era el mismo Benedicto XVI quien ponía on line la así llamada «CNN del Vaticano»: el portal news.va que concentra en un solo lugar las informaciones de todos los medios informativos vinculados a la Santa Sede (desde la Radio Vaticana, pasando por el VIS, L´Osservatore Romano o la agencia FIDES, hasta el canal de videos de YouTube, perfiles en Flickr, fans page en Facebook o diversas cuentas oficiales en Twitter).

 Los dos episodios cronológicamente más recientes en este migrar a las plataformas digitales lo constituyó el también histórico lanzamiento del perfil personal del Papa Benedicto XVI en la red de microblogs Twitter,  (12 de diciembre de 2012), posteriormente retomado por el Papa Francisco y que para finales de febrero de 2014 sumó más de 12 millones de seguidores. Finalmente, el 23 de enero de 2013 nacía la primera app oficial del Papa: «The Pope App» (http://www.thepopeapp.com/) todavía bajo el pontificado de Benedicto XVI.

 Todo este entramado trabajado en los últimos años por el equipo de Benedicto XVI lo heredó el Papa Francisco. Fue este el contexto que tuvo de partida y que en buena medida le sirvió de plataforma.

 2.2 La difusión de contenidos relacionados con el Papa desde perfiles privados en redes sociales

Fue en una audiencia a un grupo de scouts provenientes de la región italiana de Piacenza que algunos de ellos se acercaron al Papa, dentro de la basílica de san Pedro. De pronto uno saca el teléfono móvil y, junto a otros amigos, le piden una foto al Santo Padre. Es así como nació el primer autoretrato de un grupo de chicos con el Papa. El dueño del teléfono cargó la foto en Instagram, una red social de fotografías, y al poco tiempo se convirtió en un material viral no sólo en la red social donde originalmente se cargó la foto sino también migrando de su fuente inicial a millones de cuentas privadas y de medios en Facebook, Twitter, Google+, LinkedIn, etc. Pero no sólo ha pasado con una foto: a mediados de febrero de 2014 se cargó en YouTube,  un video tomado con un iPhone en el que el Papa manda un mensaje a un grupo de protestantes americanos reunidos en asamblea. Según se ha sabido, el video fue registrado por un pastor protestante recibido en audiencia privada por Francisco. Hasta el 10 de marzo de 2014 el video sumaba más de 74 mil visualizaciones. Finalmente, cómo no recordar la famosa llamada que el Papa realizó a las monjas carmelitas de Lucena, España, para felicitarlas por la Navidad y año nuevo. Las monjas no contestaron pero el mensaje del Papa quedó grabado en la contestadora y luego terminó en multitud de portales de internet.

La facilidad con que cualquier persona puede «capturar» un momento vivido en torno al Papa, sea en foto o video, y luego difundirlo en la web, es práctica común de quienes visitan el Vaticano y participan en alguna actividad presidida por el Santo Padre. Prácticamente en su totalidad se tratan de experiencias positivas que involucran a niveles diversos, pero de forma real, a las personas. Son éstas las que comparten con su núcleo de amigos la propia experiencia determinando, a fuerza de testimonio personal, el modo en que terceras personas perciben y conservan la imagen que se les transmite del Papa.

  Hablar bien del Papa Francisco a partir de la propia experiencia no es mal visto socialmente: mientras que a Benedicto XVI lo acompañaron las leyendas negras de su cargo precedente y acerca de su nacionalidad, engrosadas después por los avatares padecidos durante su pontificado, a Francisco le acompañó desde el principio ese «favor público» ganado con su magisterio de los gestos que bien se pueden sintetizar en esas palabras que tanto subraya: misericordia y ternura. No es que Benedicto XVI no tuviera una similar acción de gestos de bondad: sencillamente la prensa condicionó desde el comienzo la visión acerca del Papa «alemán» y no estaban desarrolladas por entonces las redes sociales que pudieran mostrar el testimonio contrastante de quienes podían contestar esas «percepciones condicionantes».

 2.3 Del Papa Francisco como gancho mediático

Es comprensible que Papa Francisco haya pasado a convertirse –mercadotécnicamente hablando– en una suerte de producto redituable para quienes se ocupan de la información religiosa en general y de la eclesial en particular. Papa Francisco ha suscitado un interés mediático que se puede individuar en cuatro campos: a) las iniciativas nacidas en torno a su persona, b) los temas que acompañan las noticias que giran en torno a él, c) el surgir indiscriminado de perfiles no oficiales en redes sociales y d) las publicaciones o medios que han centrado su atención en el Santo Padre.

 A) Iniciativas surgidas en torno a su persona. Desde el 5 de marzo de 2014 está en los kioskos italianos la revista semanal Il mio Papa («Mi Papa»). Se trata de la primera publicación enteramente dedicada al Papa Francisco y con el nada despreciable tiraje de 3 millones de copias sólo el primer mes de lanzamiento. Esta publicación que cuenta con el respaldo de la editorial Mondadori es el punto de llegada de una serie de iniciativas en torno al Papa Francisco y que van desde un motor de búsqueda (http://bergoogleo.com/), hasta appspara satisfacer la demanda de información sobre el Vicario de Cristo como la lanzada por la principal agencia Italiana de noticias, ANSA (http://www.papafrancesconewsapp.com), o la app para niños «The Pope Francis Comics». Durante este año también han aparecido numerosos libros sobre el Papa Francisco, un perfume , una línea de ropa e incluso se ha anunciado una película.

 B) Temas que acompañan las noticias en torno a él. Con Papa Bergoglio ha ocurrido un fenómeno peculiar: los detalles se convierten en noticia y se suscita un interés por lo que antes no lo había. Ejemplos de los primero son las llamadas telefónicas a un variopinto tipo de destinatarios, las cartas «fuera de protocolo» a mamás solteras, abuelas solas o jóvenes en problemas; cómo no recordar la multitud de abrazos y caricias a enfermos, niños y jóvenes esposos (pagando su hospedaje en la residencia que le acogió como cardenal antes de ser elegido Papa, lavando los pies a jóvenes presos en su primer Jueves Santo como Papa, cargando su maleta en el viaje rumbo a Brasil, acariciando al niño que se subió y no se bajó del estrado durante el encuentro con las familias en la plaza de san Pedro, abrazando al enfermo de neurofibromatosis, con los pobres de Roma que invitó a desayunar con él el día de su cumpleaños…). La facilidad para recordar muchas de esas escenas evidencia lo familiares que nos resultan y, en definitiva, lo acostumbrados que ya se estamos a este tipo de gestos.

 ¿Y sobre lo segundo? Que el contenido de sus homilías diarias en la capilla santa Marta de su residencia dentro del Vaticano sean objeto casi diario de titulares, no es para no sorprenderse. Si se considera que, además, los titulares sí dicen relación al contenido de las homilías, casi siempre en torno a la vida de fe, no es sino para ver en esto un ejemplo del interés de las personas en torno a lo que el Papa proclama y que no es otra cosa que el Evangelio. De otro modo la prensa dejaría de acudir a las homilías diarias del obispo de Roma. En resumen: lo ordinario transformado en noticia.

 C) Surgir indiscriminado de perfiles no oficiales en redes sociales. En el afán de llevar la palabra del Papa al continente digital han nacido diferentes cuentas no oficiales en Facebook y en diversos idiomas y perfiles de Twitter, distintas a las cuentas oficiales del Papa en esa red de microblog. Todas estas iniciativas presentan la dificultad no sólo del equívoco al no evidenciar qué es originalmente del Santo Padre y qué resultado del propio ingenio e iniciativa.

 D) Publicaciones o medios que han centrado su atención en el Santo Padre. 2013 ha sido el año en que la gran prensa (incluso la menos esperada) y los grandes medios dedicaron sus portadas al hombre de la sotana blanca: lo hizo la revista TIME, Forward, The New Yorker, The Advocate, MTV, Le Monde, Vanity Fair, Esquire, Forbes o Rolling Stone. Durante este primer año de pontificado Francisco ha concedido amplias entrevistas por las que le hemos podido conocer de esa manera más «coloquial»: desde la entrevista de tv al canal brasileño OGlobo, pasando por la entrevista de radio en Radio Aparecida, la «rueda de prensa» con los periodistas en el viaje de regreso de Río de Janeiro a Roma, la entrevista en La Civiltà Cattolica, la no tan literal publicada en La Repubblica, o las dos últimas en La Stampa y Corriere della Sera.

 3. Francisco: un papa en la dinámica 2.0

Si bien tanto el Vaticano (la comunicación institucional) como los usuarios de redes sociales (sharing-bidireccionalidad-transversalidad) han sido canalizadores de una imagen concreta del Papa Francisco, al grado de condicionar a los grandes medios sobre la visión común del Santo Padre que se debe reflejar, ha sido sobre todo la personalidad misma del Papa la que ha facilitado esa empatía que luego ha derivado en entusiasmo continuado.

Al destacar lo que se ha reflejado precedentemente podría quedar la impresión de que Benedicto XVI no fue un Papa de una buena comunicación. Naturalmente se debe partir de la comprensible diferencia de personalidades que ayuda a advertir que no es que Benedicto XVI no tuviera gestos más o menos análogos sino que al cargar tras de sí, inmerecidamente, una mala prensa, ésta condicionó ya no sólo el modo de ser percibido sino incluso de ser entendido en su mensaje por parte de muchas sensibilidades.

Mientras Papa Francisco ha gozado de un efecto que refleja cercanía debido a la fuerte carga emotiva de los materiales que a nivel institucional, a nivel de los individuos que usan las redes sociales y a nivel de los mismos medios, se comparten, y no son mal vistos, con Benedicto XVI no sucedió de esa forma: «se veía mal» socialmente compartir contenidos sobre él vista la mala fama formada en torno a su persona. Y esto derivó en un efecto de lejanía.


Conclusión

Los grandes medios de comunicación –y también los más modestos– han sucumbido ante el positivo reconocimiento de la opinión pública en torno al Papa Francisco. Dada la amplia resonancia y la atención despertada y mantenida por el Santo Padre no podía haber un contraste entre «opinión pública» y «opinión publicada» sin falla de la credibilidad de los medios de comunicación. Pero se ha pasado a una atención en el Papa incluso en sus detalles más periféricos que se corre el riesgo de diluir la importancia del mensaje central o al menos de minimizarlo. Que en algunos casos se enfaticen sólo cierto tipo de informaciones que apuntan sólo a evidenciar una línea de discontinuidad entre Francisco y sus predecesores, presentando una personalidad «buenista», se presenta como reto de comunicación para el Vaticano mismo. Ciertamente lo anecdótico va en la línea de la mentalidad 2.0 donde la importancia de las cosas queda reducida a popularidad pasajera, pero también es verdad que en todo eso se puede vislumbrar una sintonía entre lo común en la vida del Papa con lo común en la vida de las personas en la era de las redes sociales. En este sentido un eventual desembarque oficial del Papa en Facebook se presenta como punto de discernimiento por parte de aquellos a los que les compete discernir sobre este campo.

 

***

 


Unos días después de la elección del Papa Francisco la fans page de la NBC News en Facebook publicó una imagen con dos fotos que sintetizaba cuanto se ha dicho hasta aquí: para ambas fotos el lugar era el mismo (la plaza de san Pedro) y también la ocasión (el anuncio de la elección de un nuevo Papa). Pero en la foto que correspondía a 2005 la gente estaba con las manos abajo, sin dispositivos móviles consigo. En la foto de 2013 la inmensa mayoría tiene un aparato móvil en su poder. La comunicación pública del nombre y persona de Francisco estuvo acompañada desde el primer momento por las redes sociales. Y eso es lo que dice aquella imagen que queda para la historia de la comunicación.

 

por Jorge Enrique Mújica, LC

¡no pierdas ni un día más!

publicado a la‎(s)‎ 20 feb. 2014 9:42 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 20 feb. 2014 17:05 ]

La confesión, un tema muy particular para algunos cristianos... El Santo Padre, habló de una forma muy simple sobre este sacramento. aquí les dejamos un resumen de su catequesis y algunos datos y páginas de ayuda.

 En su catequesis de esta mañana en la Plaza de San Pedro ante miles de fieles presentes, el Papa Francisco explicó la importancia y la necesidad de confesarse; y respondió a los que creen erradamente que basta confesarse “solamente con Dios” sin acudir a un sacerdote.


El Santo Padre comentó en su alocución que “alguno puede decir: ‘Yo me confieso solamente con Dios’. Sí, tú puedes decir a Dios: ‘Perdóname’, y decirle tus pecados. Pero nuestros pecados son también contra nuestros hermanos, contra la Iglesia y por ello es necesario pedir perdón a la Iglesia y a los hermanos, en la persona del sacerdote”.

“‘Pero, padre, ¡me da vergüenza!’. También la vergüenza es buena, es ‘salud’ tener un poco de vergüenza. Porque cuando una persona no tiene vergüenza, en mi país decimos que es un ‘senza vergogna’ un ‘sinvergüenza’. La vergüenza también nos hace bien, nos hace más humildes. Y el sacerdote recibe con amor y con ternura esta confesión, y en nombre de Dios, perdona”.

El Papa resaltó luego que “desde el punto de vista humano, para desahogarse, es bueno hablar con el hermano y decirle al sacerdote estas cosas, que pesan tanto en mi corazón: uno siente que se desahoga ante Dios, con la Iglesia y con el hermano. Por eso, no tengan miedo de la Confesión. Uno, cuando está en la fila para confesarse siente todas estas cosas –también la vergüenza– pero luego, cuando termina la confesión sale libre, grande, bello, perdonado, blanco, feliz. Y esto es lo hermoso de la Confesión”.

“Cuando yo voy a confesarme, es para sanarme: sanarme el alma, sanarme el corazón por algo que hice no está bien. El ícono bíblico que los representa mejor, en su profundo vínculo, es el episodio del perdón y de la curación del paralítico, donde el Señor Jesús se revela al mismo tiempo médico de las almas y de los cuerpos”.

El Pontífice explicó luego que el sacramento de la Confesión, Reconciliación o Penitencia tiene su origen en la Pascua del Señor cuando Jesús sopla sobre los discípulos y dice “los pecados serán perdonados a los que ustedes se los perdonen”. “Este pasaje nos revela la dinámica más profunda que está contenida en este Sacramento. Sobre todo, el hecho que el perdón de nuestros pecados no es algo que podemos darnos nosotros mismos: yo no puedo decir: ‘Yo me perdono los pecados’; el perdón se pide, se pide a otro, y en la Confesión pedimos perdón a Jesús”.

“El perdón no es fruto de nuestros esfuerzos, sino es un regalo, es don del Espíritu Santo, que nos colma de la abundancia de la misericordia y la gracia que brota incesantemente del corazón abierto del Cristo crucificado y resucitado”.

En segundo lugar, prosiguió el Papa, “nos recuerda que sólo si nos dejamos reconciliar en el Señor Jesús con el Padre y con los hermanos podemos estar verdaderamente en paz. Y ésto lo hemos sentido todos, en el corazón, cuando vamos a confesarnos, con un peso en el alma, un poco de tristeza. Y cuando sentimos el perdón de Jesús, ¡estamos en paz! Con aquella paz del alma tan bella, que sólo Jesús puede dar, ¡sólo Él!”

“Es necesario confesar humildemente y confiadamente los propios pecados al ministro de la Iglesia. En la celebración de este Sacramento, el sacerdote no representa solamente a Dios, sino a toda la comunidad, que se reconoce en la fragilidad de cada uno de sus miembros, que escucha conmovida su arrepentimiento, que se reconcilia con Él, que lo alienta y lo acompaña en el camino de conversión y de maduración humana y cristiana”.

El Santo Padre hizo luego una pregunta para ser respondida en el corazón: “¿cuándo ha sido la última vez que te has confesado? Cada uno piense. ¿Dos días, dos semanas, dos años, veinte años, cuarenta años? Cada uno haga la cuenta, y cada uno se diga a sí mismo: ¿cuándo ha sido la última vez que yo me he confesado? Y si ha pasado mucho tiempo, ¡no pierdas ni un día más! Ve hacia delante, que el sacerdote será bueno. Está Jesús, allí, ¿eh? Y Jesús es más bueno que los curas, y Jesús te recibe. Te recibe con tanto amor. Sé valiente, y adelante con la Confesión”.

“Queridos amigos, celebrar el Sacramento de la Reconciliación significa estar envueltos en un abrazo afectuoso: es el abrazo de la infinita misericordia del Padre. Recordemos aquella bella, bella Parábola del hijo que se fue de casa con el dinero de su herencia, despilfarró todo el dinero y luego, cuando ya no tenía nada, decidió regresar a casa, pero no como hijo, sino como siervo”.

El Papa Francisco dijo finalmente que el hijo efectivamente sentía culpa y vergüenza, “y la sorpresa fue que cuando comenzó a hablar y a pedir perdón, el Padre no lo dejó hablar: ¡lo abrazó, lo besó e hizo una fiesta! Y yo les digo, ¿eh? ¡Cada vez que nos confesamos, Dios nos abraza, Dios hace fiesta! Vayamos adelante por este camino. Que el Señor los bendiga”



VATICANO, 19 Feb. 14 / 10:05 am (ACI/EWTN Noticias).-

La meta para este 2014

publicado a la‎(s)‎ 4 ene. 2014 5:19 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 6 ene. 2014 18:37 ]


SER SANTO, UNA META UN POCO DIFÍCIL PERO NO IRREAL...

Tenedlo presente, hermanos: en el huerto del Señor no sólo hay las rocas de los mártires, sino también los lirios de las vírgenes y las yedras de los casados, así como las violetas de las viudas. Ningún hombre, cualquiera que sea su género de vida, ha de desestimar su vocación: Cristo ha sufrido por todos. Con toda verdad está escrito de él: Nuestro Salvador quiere que todos los hombres se salven y lleguen al pleno conocimiento de la verdad» (San Agustín, Sermón 304).


Hemos empezado un nuevo año. Para muchos, es momento de revisión de los propósitos elaborados el año anterior y el planteamiento de nuevas metas para este 2014: una lectura pendiente, bajar de peso, pasar todos los exámenes de la Universidad, etc. Todos ellos son objetivos muy válidos; algunos, necesarios. Pero, ¿qué nos dicen los santos que debe ser la meta definitiva para este nuevo año que comienza? Ninguno duda en este sentido: tu meta debe ser "ser santo".

El texto de San Agustín que leíamos al inicio del artículo nos da a entender que nadie está excluido de buscar la santidad.Nadie. Y aquí es donde todos solemos hacernos esa pregunta que muchas veces nos martillea el alma: ¿cómo puedo ser santo? Porque muchas veces nos perdemos con mil cosas, mil caminos y propuestas. Lo intentamos... y nada. Y buscamos un camino relativamente sencillo. O, por lo menos, más claro: ¿qué es lo esencial de la santidad?

Permítanme aquí transcribir la respuesta que el Papa Benedicto XVI hizo a esta misma pregunta en la audiencia general que nos regaló el pasado 13 de abril de 2011. Dice así el Papa: «¿Cómo puede suceder que nuestro modo de pensar y nuestras acciones se conviertan en el pensar y el actuar con Cristo y de Cristo? ¿Cuál es el alma de la santidad? [...] ¿Qué es lo esencial? Lo esencial es nunca dejar pasar un domingo sin un encuentro con Cristo resucitado en la Eucaristía; esto no es una carga añadida, sino que es luz para toda la semana. No comenzar y no terminar nunca un día sin al menos un breve contacto con Dios. Y, en el camino de nuestra vida, seguir las "señales de tráfico" que Dios nos ha comunicado en el Decálogo leído con Cristo, que simplemente explicita qué es la caridad en determinadas situaciones. Me parece que esta es la verdadera sencillez y grandeza de la vida de santidad: el encuentro con el Resucitado el domingo; el contacto con Dios al inicio y al final de la jornada; seguir, en las decisiones, las "señales de tráfico" que Dios nos ha comunicado, que son sólo formas de caridad. "Por eso, el amor a Dios y al prójimo es el sello del verdadero discípulo de Cristo" (Lumen gentium, 42). Esta es la verdadera sencillez, grandeza y profundidad de la vida cristiana, del ser santos».

¡Se puede decir de otra manera, pero no más claro! ¿Queremos ser santos de verdad? El Papa nos propone aquí un camino seguro: la misa del domingo, la oración (por lo menos al inicio y al final del día) y el cumplimiento de los mandamientos por amor. Con razón decía el Beato Juan Pablo II que la santidad «es precisamente la alegría de hacer la Voluntad de Dios» (Audiencia del 18 de enero de 1981).

Que este inicio de año sea, por lo tanto, un buen momento para trazarnos muchas metas. Pero que todas estén, de alguna manera, subordinadas a la búsqueda de la santidad en el día a día de mi vida y con un corazón que quiera amar profundamente a Dios. Porque quien no ama a Dios (habiéndose antes sentido amado por Él), nunca podrá ser santo. Así lo resumía el mismo San Agustín en otro lugar: «Nuestro fin debe ser nuestra perfección; nuestra perfección es Cristo» (Comentario al Salmo 69). 

Autor: P. Juan Antonio Ruiz J., L.C. | Fuente: la-oracion.com (Catholic.net)



Cuando nos planteamos las metas para un nuevo año; siempre pensamos miles de cosas, pero, ¿dónde dejamos lo más importante? ¿En qué lugar queda? .
Este año, no cometamos el mismo error de siempre, este año, pongamos en primer lugar la palabra SANTIDAD, pongámoslo a Cristo, pongamos el Cielo, pero no solo lo anotemos, sino, BUSQUÉMOSLO..
"Es difícil", pensamos todos, pero si comenzamos con las pequeñas cosas cotidianas, las de todos los días, quizá esas, sean las que nos ayuden a "subir  un escalón más"...

YO QUIERO SER SANTO ¿Y VOS?, en la JMJ RIO 2013, resonó mucho la frase: EU QUERO SER MAIS SANTO! entre los jóvenes....

PENSALO: DIFÍCIL SÍ, IMPOSIBLE ¡¡PARA NADA!!

¡FELIZ Y SANTO 2014!


Luciana Seniuk


Juan Martin del Potro, llamado por The Telegraph el santo deportivo

publicado a la‎(s)‎ 22 nov. 2013 7:48 por Parroquia Fátima

El quinto mejor tenista del mundo, 
es llamado el santo deportivo por su fe católica

Reproducimos este artículo, interesante por el testimonio que da el tenista, del blog Actualidad y Análisis:

Incluso no teniendo una gran cultura deportiva, el nombre de Juan Martin del Potro es ampliamente conocido gracias a sus dotes deportivas. La Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) lo clasifica como el quinto mejor tenista del mundo (dato consultado el 04.11.2013 en la web oficial de rankeos).

Dada su notoriedad deportiva y su condición de argentino, fue ampliamente conocido el saludo que el tenista pudo dar a su compatriota, el Papa Francisco, al final de la audiencia general el pasado mes de mayo en el Vaticano. Gracias a un artículo publicado en el periódico The TelegraphATP Tour Finals 2013: Juan Martín del Potro reveals faith behind his success», 02.11.2013) ahora sabemos que aquel encuentro no fue parte de un hecho aislado en el que dos personajes famosos se encuentran sino un momento de fe entre un feligrés católico y el máximo pastor de los católicos en el mundo.

«Yo soy muy católico», dice del Potro, quien añade: «Estoy tratando de ser una buena persona cada día y hacer lo que mis padres me enseñaron cuando era niño. Algunos atletas pueden cambiar porque no es fácil cuando te hiciste famoso muy rápido . El dinero, las fotografías, los fans te siguen por todas partes, uno puede tener todo lo que quiere. Hay diferentes tentaciones, pero hay que estar tranquilo en el propio enfoque y trabajo. Uno necesita un equipo muy fuerte de trabajo para seguir siendo la misma persona todo el tiempo».

Fruto de aquel encuentro con el Papa Francisco fue un Rosario que el mismo Papa le regaló: «Fue un gran momento para mí, tal vez el momento más grande de mi vida. Tuve la oportunidad de hablar con él sobre el tenis y sobre mi carrera. Todo el mundo sabe que soy católico y fue una fantástica oportunidad hablar con él y escuchar lo que está haciendo por el mundo. En nuestro país estamos muy orgullosos de contar con él». Pero en su viaje a Inglaterra para un torneo de la ATP le robaron la cartera donde conservaba el regalo: «Yo llevaba el Rosario todas partes. Eso es lo que más me importa».
Momento en que del Potro regala su raqueta de tenis
al Papa Francisco.

Pero en el artículo del Telegraph la pregunta más interesante, en cuanto que supone una moraleja, es cuando le interrogan acerca de cómo a pesar de la fama se mantiene con los pies en la tierra a lo que el tenista no duda en responder que la fe: «Voy a la iglesia en Argentina y trato de mantener el ritmo durante los torneos. A veces es difícil encontrar una iglesia, y luego está el problema de que la gente te siguen a todas partes. Pero trato de estar cerca de uno cada vez que puedo».

Todas esas declaraciones son las que llevan al rotativo londinense afirmar que considerando «los estándares a menudo cuestionables de los atletas profesionales, Del Potro casi podría ser considerado un santo deportivo».  

ver artículo original:


EL PAPA FRANCISCO Y LAS COMPARACIONES DESATINADAS

publicado a la‎(s)‎ 9 jul. 2013 14:27 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 9 jul. 2013 18:42 ]



¿El Papa Francisco es más humilde que el Papa Benedicto XVI? ¿Benedicto XVI es más inteligente que Francisco? ¿Francisco es más cercano o amable que Benedicto XVI? ¿Benedicto XVI pasará a la historia como doctor de la Iglesia y Francisco tendrá que “conformarse” con “oler a oveja” y no brillar por su intelecto?
 

Hay un dicho que dice que “las comparaciones son odiosas” y en cuanto a los Papas creo que “cae bastante a pelo”, como decimos en Perú, para señalar que algo es bastante preciso. Creo además que los católicos nos debemos poner a pensar en serio el asunto por una cuestión de caridad.

Tengo un pariente que me decía con frecuencia que para él el Papa siempre ha sido y será Juan Pablo II, que él no “sintió” nunca a Benedicto XVI, que no le parecía alguien cercano o alegre y era muy serio porque era alemán.

Yo pude ver a Benedicto XVI de cerca en tres ocasiones muy concretas. En Aparecida, en Brasil, cuando fue a las “Facendas de esperanza” y abrazó a un grupo de niños… y me conmovió verlo feliz de la vida con estos pequeños que estaban en la gloria junto al Papa, junto al “dulce Cristo en la tierra”, como llaman algunos al Sucesor de Pedro.

Pude verlo también en México, en el aeropuerto de Guanajuato. Cuando buena parte de la gente ya se estaba yendo porque la ceremonia de recepción había terminado, después de unas 12 horas de vuelo desde Roma, apenas bajado del avión y luego de caminar unos 500 metros, Benedicto XVI saludó uno por uno con mucho cariño a un grupo más o menos grande de niños con discapacidad que sonreían ante él. 

La sonrisa de Benedicto XVI también se me ha quedado grabada de cuando aguantó bajo la lluvia en Madrid, con los dos millones de jóvenes en el aeródromo de Cuatro Vientos, cuando miraba con dulzura a todos los que estábamos allí e improvisó una reflexión magnífica sobre la vida cristiana como una aventura, una aventura que es posible vivir solo con Cristo.

Como ya ha dicho nuestro director en alguno de sus puntos de vista es posible que Benedicto pase a la historia como doctor de la Iglesia… y acaso ¿no podría serlo también Juan Pablo II o Francisco?

El Papa polaco fue el gran impulsor del Catecismo de la Iglesia Católica, impulsor del nuevo Código de Derecho Canónico, autor de encíclicas brillantes y profundas como la Veritatis Splendor (que aunque he leído siempre me sobrepasó por su altísimo nivel filosófico) y muchísimas cosas más que sería demasiado largo enumerar. No por nada más de uno sugiere que cuando lo canonicen ya no sean Juan Pablo II sino Juan Pablo Magno, con lo que estoy de acuerdo, por cierto.

En Argentina pude conversar con más de uno que resaltó, antes que nada, el intenso aspecto intelectual del Papa Francisco, que pocos conocen y del que pocos hablan. Este Papa no es solo un Papa de la gente o de las villas, también es un hombre que ha sabido nutrirse bien en este aspecto y que tiene una memoria prodigiosa. Y ya ha anunciado dos encíclicas que prometen.

De él se ha dicho mucho en estos primeros meses de pontificado. Y muchos, lamentablemente también algunos católicos, han creído que en algunos aspectos “ha superado a Benedicto XVI”. ¿Es así?

Yo quisiera responder con una de las cosas que me dijo en Argentina un sacerdote jesuita con 92 años a cuestas, quien pese a apoyar algunas cosas que no están muy de acuerdo con la doctrina, es lo suficientemente sabio para reconocer esto que les comparto ahora.

“Yo sí creo que el Papa Bergoglio es el Papa que la Iglesia necesita ahora. No me queda duda al respecto”, me dijo.

Y eso creo que es exactamente lo que los católicos debemos comprender. El Espíritu Santo, la acción de Dios a través de los cardenales en el Cónclave, nos regala a la Iglesia al Papa que necesitamos: con sus dones, sus debilidades, sus fortalezas, con todas sus cosas.

El Santo Padre es un regalo para todos los católicos, para todo el mundo. Comenzar a compararlos sin seriedad o con poca agudeza me parece no solo mezquino sino irrespetuoso.

¿Francisco es más humilde que Benedicto por no usar zapatos de marca? ¿Y esa noticia de que Francisco no quería “el trono papal” sino un sillón blanco… un sillón que usó muchas veces Benedicto?

¿Y qué me dicen de esa “brutal” muestra de humildad de Benedicto XVI que fue reconocer que ya no era capaz de ser Papa y que debía renunciar? Ya quisiera ver a varios de los que lo critican reconocer que ya no les da las fuerzas para hacer algo…

¡No más comparaciones insensatas, no más! Cada uno es como es y cada Papa brillará por donde Dios quiera que brille. Igual que los grandes santos de la Iglesia que en un momento concreto de la historia –con unas circunstancias y en medio de un ambiente único y específico– le dieron una riqueza que nadie más, aparte de ellos, podía regalarle al mundo.

 (blog./ACI PRENSA)

«No se cansen de rezar, me ha servido más de lo que creen»

publicado a la‎(s)‎ 12 jun. 2013 19:00 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 22 nov. 2013 7:41 ]


Adolescente de 16 años despierta de coma y agradece cadena mundial de oraciones

Hace un año, la adolescente Antonia Cabrera sufrió un derrame cerebral y los médicos esperaban un desenlace fatal. Hoy puede hablar, camina con dificultad y continúa su milagrosa recuperación convencida que está viva gracias a las miles de oraciones que ofrecieron por ella en la red social May Feelings. Antonia ha pedido a todos los cristianos que «no se cansen de rezar, me ha servido más de lo que creen».

12/06/13 3:25 PM

(ACI/InfoCatólica) El 28 de abril de 2012, Antonia quedó en coma y los médicos informaron a la familia que la adolescente podía morir o quedar en estado de inconciencia permanente. El 2 de mayo, una persona publicó su caso en la red social de oraciones MayFeelings.com y en poco tiempo recibió dos mil promesas de oración y cientos de mensajes de aliento.

Dos semanas después, para sorpresa de todos, Antonia despertó y comenzó un proceso de recuperación que no deja de maravillar a todo el mundo.

«Por Antonia Cabrera, niña de 15 años quien se encuentra internada en la UTI porque le vino un derrame cerebral, la hemorragia no ha parado durante 3 días. Doctores no ven la cura absoluta. Se piden rezos por familiares y su salvación. LOS MILAGROS EXISTEN», escribió la usuaria Bernardita12 a quien Antonia no conoce.

En un video difundido esta semana por May Feelings, Antonia cuenta su conmovedora historia. «Los doctores no tenían la mayor esperanza de que yo pudiera vivir», sostiene.

«Hay cosa que ahí encerrada no supe. Pero vi que había salido en el diario, en las noticias y que todo el mundo estaba enterado de mi caso. Mis pronósticos eran morir o, si tenía buena suerte, quedar vegetal. Mi vida nunca va a volver a ser la misma», afirma.

«Podía quedar sin hablar, sin respirar, sin pañales. Creo que la buena suerte no cae de la nada, por algo tuve mucha suerte, y eso es porque mucha gente ha rezado por mí», agrega.

La joven de 16 años está convencida ahora que «lo peor que me ha pasado es lo mejor que me ha pasado. Es mi enfermedad, mi derrame porque he aprendido tanto y eso es un regalo precioso. He conocido a tantas personas que lo más probable es que no las hubiera conocido nunca si no lo hubiese tenido».

A un año de lo ocurrido, ha logrado volver a caminar y agradece a «todos los que han rezado por mí y su oración les cuento que no ha sido en vano, porque aquí estoy», afirma Antonia, quien ha querido agradecer expresamente a @Bernardita12 su petición.

Los milagros existen

«La verdad, no sé quién es Bernardita, que es quien puso el ‘Pray’. Pero gracias Bernardita. Ella tuvo una intención muy buena y puso a mucha gente a rezar por mí. Los milagros existen y acá se ve claramente porque aquí estoy».

«Si me dicen no vas a caminar, yo camino. Así hay que hacer en la vida. Cuando a mi me piden 10 ejercicios, yo hago 11. Siempre hay que hacer más de lo que te piden. A mí las cosas normales que hace la gente, me cuestan más. Cada movimiento lo valoro más. ¿Quién dice que no se puede ser feliz con una pierna, una mano o lo que sea menos?»

Los responsables de May Feeling consideran que este caso que se ha convertido en un «extraordinario ejemplo del poder de la oración de muchas personas, capaz de conseguir obrar curaciones como las de Antonia Cabrera».

El diagnóstico actual de la joven es una hemiparexia derecha, que le impide mover gran parte del lado diestro de su cuerpo. Por ello animan a seguir rezando por ella y anuncian que el video que acompaña a esta nota será difundido en la red social Twitter con el hashtag #PrayporAntonia.

«No se cansen de rezar, me ha servido más de lo que creen», concluye Antonia Cabrera.


Hacer algo por los demás...comienza el cambio

publicado a la‎(s)‎ 30 may. 2013 6:44 por Parroquia Fátima

Anthony, el barbero de 82 años

Todos los miércoles sale al parque de Hartford para ofrecer sus servicios. Se llama Anthony y a sus 82 años se desempeña como barbero. Hasta aquí el hecho podría destacar más por la edad a la que Anthony continúa trabajando que por cualquier otra cosa. Y lo sorprendente es que lo de la edad es bastante secundario.

Antonhy Cymerys acude cada semana al parque de Hartford para cortar gratuitamente el cabello y la barba a los mendigos y personas sin hogar que pasean por las calles. Lleva las máquinas necesarias, usa la batería de su coche para alimentarlas, acomoda las sillas, etc. «No quiero que las personas sin hogar se vean sin hogar», dice Anthony, quien exige como única forma de pago un abrazo.

¿Qué llevó a Anthony a realizar esta labor? Un sermón que escuchó en la iglesia sobre las personas sin techo. Y ahora cada miércoles hay una fila lo suficientemente larga como para percibir que la acción del barbero de Hartford es ampliamente conocida. Y aprovechando que ya hay gente pobre por ahí, una iglesia cercana les provee de alimentos.

Estas pequeñas grandes cosas son las que transforman el mundo: el mundo de las personas que entran en contacto con quienes se han sentido interpelados por Dios en sus vidas. Es la diferencia entre lamentarse por lo mal que está la sociedad y el poner manos a la obra para mejorarla.








El Papa y las redes sociales

publicado a la‎(s)‎ 9 feb. 2013 15:11 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 30 may. 2013 6:40 ]


Benedicto XVI, nos exhorta a los cristianos a que seamos coherentes entre la fe que profesamos y como actuamos, no podemos ser cristianos “PERO”; debemos utilizar las redes sociales para un fin bueno, para hacer amistades, para contactarnos, pero nunca debemos dejar perder el dialogo que es base de una verdadera convivencia, de una amistad… sino ¿cómo tomaríamos un mate con un amigo o un vecino?

Como el Santo Padre nos recuerda, nosotros también estamos llamados a llevar la Buena Nueva… entonces, por qué no proponernos llevar a Cristo a ese lugar donde estamos presentes y que muchas veces dice un poco de quienes somos, como somos y que queremos… utilizar las redes sociales como una herramienta de dialogo, amistad y evangelización es una manera positiva de pasar nuestro tiempo. Y hoy todos estamos llamados a ser “santos del siglo XXI”, con lo bueno y lo malo de este momento…



Por eso es que los cristianos nos tenemos que comprometer a llevar a Cristo a todos los ámbitos de nuestra vida, y que más que dar el ejemplo en las redes.
Aquí algunas ideas sacada de el MENSAJE DEL SANTO PADRE PARA LA XLVII JORNADA MUNDIAL DE LAS COMUNICACIONES SOCIALES 2013


Luciana Seniuk







Mensaje para la XLVII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2013

"Quisiera detenerme a considerar el desarrollo de las redes sociales digitales, que están contribuyendo a que las personas compartan ideas, informaciones, opiniones, y donde, además, nacen nuevas relaciones y formas de comunidad.

Estos espacios, cuando se valorizan bien y de manera equilibrada, favorecen formas de diálogo y de debate que, llevadas a cabo con respeto, salvaguarda
de la intimidad, responsabilidad e interés por la verdad, pueden reforzar los lazos de unidad entre las personas y promover eficazmente la armonía de la familia humana. El intercambio de información puede convertirse en verdadera comunicación, los contactos pueden transformarse en amistad, las conexiones pueden facilitar la comunión. Si las redes sociales están llamadas a actualizar esta gran potencialidad, las personas que participan en ellas deben esforzarse por ser auténticas, porque en estos espacios no se comparten tan solo ideas e informaciones, sino que, en última instancia, son ellas mismas el objeto de la comunicación.

En efecto, los creyentes advierten de modo cada vez más claro que si la Buena Noticia no se da a conocer también en el ambiente digital podría quedar fuera del ámbito de la experiencia de muchas personas para las que este espacio existencial es importante. El ambiente digital no es un mundo paralelo o puramente virtual, sino que forma parte de la realidad cotidiana de muchos, especialmente de los más jóvenes.


En las redes sociales se pone de manifiesto la autenticidad de los creyentes cuando comparten la fuente profunda de su esperanza y de su alegría: la fe en el Dios rico de misericordia y de amor, revelado en Jesucristo. Este compartir consiste no solo en la expresión explícita de la fe, sino también en el testimonio, es decir, «en el modo de comunicar preferencias, opciones y juicios que sean profundamente concordes con el Evangelio, incluso cuando no se hable explícitamente de él». (Mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2011).

Los buenos frutos que el compartir el Evangelio puede dar, se deben más a la capacidad de la Palabra de Dios de tocar los corazones, que a cualquier esfuerzo nuestro. La confianza en el poder de la acción de Dios debe ser superior a la seguridad que depositemos en el uso de los medios humanos."

Vaticano, 24 de enero de 2013, fiesta de san Francisco de Sales

BENEDICTUS PP. XVI


La Revolución del amor... Benedicto XVI a los jóvenes

publicado a la‎(s)‎ 24 oct. 2012 9:51 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 13 feb. 2013 5:37 ]

Extracto de:  L’OSSERVATORE ROMANO EDICIÓN SEMANAL EN LENGUA ESPAÑOLA Año XLIV, número 39 (2.282) 23 de septiembre de 2012
La verdadera revolución del amor


ESTE FUE EL MENSAJE QUE BENEDICTO XVI NOS ENVIÓ A TODOS LOS JÓVENES EN EL LÍBANO, ÉL NOS PIDE QUE NOSOTROS SEAMOS EL MOTOR DE ESA REVOLUCIÓN, QUE NO ES CUALQUIERA, ES LA REVOLUCIÓN DEL AMOR. ESTÁ EN NUESTRAS MANOS CAMBIAR EL FUTURO, DAR TESTIMONIO Y HACER A NUESTRA IGLESIA JOVEN...

“Queridos amigos, vosotros vivís hoy en esta parte del mundo que ha visto el nacimiento de Jesús y el desarrollo del cristianismo. Es un gran honor. Y es una llamada a la fidelidad, al amor por vuestra región, y especialmente a ser testigos y mensajeros de la alegría de Cristo, la fe lleva a la plena libertad y al gozo.
Los Apóstoles y los santos, muchos vivieron periodos difíciles, y su fe fue la fuente de su valor y de su testimonio. Que encontréis en su ejemplo e intercesión la inspiración y el apoyo que necesitáis.
En un mundo en continuo movimiento, os enfrentáis a muchos y graves desafíos. Deseo que vosotros seáis los artífices del futuro de vuestro país, y cumpláis con vuestro papel en la sociedad y en la Iglesia.
Tenéis un lugar privilegiado en mi corazón y en toda la Iglesia, porque la Iglesia es siempre joven. La Iglesia confía en vosotros. Cuenta con vosotros. Sed jóvenes en la Iglesia. Sed jóvenes con la Iglesia. La Iglesia necesita vuestro entusiasmo y creatividad. La juventud es el momento en el que se aspira a grandes ideales.
Buscad lo que es hermoso y gozad en hacer el bien. Dad testimonio de la grandeza y la dignidad de vuestro cuerpo, que es «para el Señor» (1 Cor 6, 13b). Tened la delicadeza y la rectitud de los corazones puros. Como el beato Juan Pablo II, yo también os repito: «No tengáis miedo. Abrid las puertas de vuestro espíritu y vuestro corazón a Cristo».
Aquí está la revolución que Cristo ha traído, la revolución del amor.
En cuanto a las redes sociales, son interesantes, pero pueden llevar fácilmente a una dependencia y a la confusión entre lo real y lo virtual.
Sed defensores de la vida.Resistid con valentía a aquello que la niega: el aborto, la violencia, el rechazo y desprecio del otro, la injusticia, la guerra. Así irradiaréis la paz en vuestro entorno. ¿Acaso no son los «artífices de la paz» a quienes en definitiva más admiramos?¿No es la paz ese bien precioso que toda la humanidad está buscando? Buscad y vivid relaciones ricas de amistad verdadera y noble.
Adoptad iniciativas que den sentido y raíces a vuestra existencia, luchando contra la superficialidad y el consumo fácil. Sed portadores del amor de Cristo. ¿Cómo? Volviendo sin reservas a Dios, su Padre, que es la medida de lo justo, lo verdadero y lo bueno. Meditad la Palabra de Dios. Descubrid el interés y la actualidad del Evangelio. Orad. La oración, los sacramentos, son los medios seguros y eficaces para ser cristianos y vivir «arraigados y edificados en Cristo>>, el Año de la fe que va a comenzar será una ocasión para descubrir el tesoro de la fe.
La fraternidad universal inaugurada por Él en la cruz reviste de una luz resplandeciente y exigente de la revolución del amor. «Amaos unos a otros como yo os he amado » (Jn 13, 34).
Es hermoso trabajar con y para los demás. Vivir juntos momentos de amistad y alegría permite resistir a los gérmenes de división, que constantemente se han de combatir. La fraternidad es una anticipación del cielo. Y la vocación del discípulo de Cristo es ser «levadura» en la masa, como dice san Pablo.”
EL SANTO PADRE NOS LLAMA A TODOS LOS JÓVENES A SER Y HACER LA VERDADERA REVOLUCIÓN DEL AMOR EN EL MUNDO, Y COMO NOS DECÍA JUAN PABLO II, “NO TENGAIS MIEDO DE SER SANTOS”, SABEMOS QUE ES DIFÍCIL EN NUESTRA SOCIEDAD, PERO LA JUVENTUD TIENE LA FUERZA DE CAMBIAR EL MUNDO EN COMUNIÓN CON CRISTO. YO COMIENZO EN MI CIUDAD... ¿TE PRENDÉS CONMIGO?

Luciana Seniuk, Grupo de Jóvenes Pquia. N.S. de Fátima


1-10 of 17