El Papa y las redes sociales

publicado a la‎(s)‎ 9 feb. 2013 15:11 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 30 may. 2013 6:40 ]

Benedicto XVI, nos exhorta a los cristianos a que seamos coherentes entre la fe que profesamos y como actuamos, no podemos ser cristianos “PERO”; debemos utilizar las redes sociales para un fin bueno, para hacer amistades, para contactarnos, pero nunca debemos dejar perder el dialogo que es base de una verdadera convivencia, de una amistad… sino ¿cómo tomaríamos un mate con un amigo o un vecino?

Como el Santo Padre nos recuerda, nosotros también estamos llamados a llevar la Buena Nueva… entonces, por qué no proponernos llevar a Cristo a ese lugar donde estamos presentes y que muchas veces dice un poco de quienes somos, como somos y que queremos… utilizar las redes sociales como una herramienta de dialogo, amistad y evangelización es una manera positiva de pasar nuestro tiempo. Y hoy todos estamos llamados a ser “santos del siglo XXI”, con lo bueno y lo malo de este momento…



Por eso es que los cristianos nos tenemos que comprometer a llevar a Cristo a todos los ámbitos de nuestra vida, y que más que dar el ejemplo en las redes.
Aquí algunas ideas sacada de el MENSAJE DEL SANTO PADRE PARA LA XLVII JORNADA MUNDIAL DE LAS COMUNICACIONES SOCIALES 2013


Luciana Seniuk







Mensaje para la XLVII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2013

"Quisiera detenerme a considerar el desarrollo de las redes sociales digitales, que están contribuyendo a que las personas compartan ideas, informaciones, opiniones, y donde, además, nacen nuevas relaciones y formas de comunidad.

Estos espacios, cuando se valorizan bien y de manera equilibrada, favorecen formas de diálogo y de debate que, llevadas a cabo con respeto, salvaguarda
de la intimidad, responsabilidad e interés por la verdad, pueden reforzar los lazos de unidad entre las personas y promover eficazmente la armonía de la familia humana. El intercambio de información puede convertirse en verdadera comunicación, los contactos pueden transformarse en amistad, las conexiones pueden facilitar la comunión. Si las redes sociales están llamadas a actualizar esta gran potencialidad, las personas que participan en ellas deben esforzarse por ser auténticas, porque en estos espacios no se comparten tan solo ideas e informaciones, sino que, en última instancia, son ellas mismas el objeto de la comunicación.

En efecto, los creyentes advierten de modo cada vez más claro que si la Buena Noticia no se da a conocer también en el ambiente digital podría quedar fuera del ámbito de la experiencia de muchas personas para las que este espacio existencial es importante. El ambiente digital no es un mundo paralelo o puramente virtual, sino que forma parte de la realidad cotidiana de muchos, especialmente de los más jóvenes.


En las redes sociales se pone de manifiesto la autenticidad de los creyentes cuando comparten la fuente profunda de su esperanza y de su alegría: la fe en el Dios rico de misericordia y de amor, revelado en Jesucristo. Este compartir consiste no solo en la expresión explícita de la fe, sino también en el testimonio, es decir, «en el modo de comunicar preferencias, opciones y juicios que sean profundamente concordes con el Evangelio, incluso cuando no se hable explícitamente de él». (Mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2011).

Los buenos frutos que el compartir el Evangelio puede dar, se deben más a la capacidad de la Palabra de Dios de tocar los corazones, que a cualquier esfuerzo nuestro. La confianza en el poder de la acción de Dios debe ser superior a la seguridad que depositemos en el uso de los medios humanos."

Vaticano, 24 de enero de 2013, fiesta de san Francisco de Sales

BENEDICTUS PP. XVI