La Revolución del amor... Benedicto XVI a los jóvenes

publicado a la‎(s)‎ 24 oct. 2012 9:51 por Parroquia Fátima   [ actualizado el 13 feb. 2013 5:37 ]
Extracto de:  L’OSSERVATORE ROMANO EDICIÓN SEMANAL EN LENGUA ESPAÑOLA Año XLIV, número 39 (2.282) 23 de septiembre de 2012
La verdadera revolución del amor


ESTE FUE EL MENSAJE QUE BENEDICTO XVI NOS ENVIÓ A TODOS LOS JÓVENES EN EL LÍBANO, ÉL NOS PIDE QUE NOSOTROS SEAMOS EL MOTOR DE ESA REVOLUCIÓN, QUE NO ES CUALQUIERA, ES LA REVOLUCIÓN DEL AMOR. ESTÁ EN NUESTRAS MANOS CAMBIAR EL FUTURO, DAR TESTIMONIO Y HACER A NUESTRA IGLESIA JOVEN...

“Queridos amigos, vosotros vivís hoy en esta parte del mundo que ha visto el nacimiento de Jesús y el desarrollo del cristianismo. Es un gran honor. Y es una llamada a la fidelidad, al amor por vuestra región, y especialmente a ser testigos y mensajeros de la alegría de Cristo, la fe lleva a la plena libertad y al gozo.
Los Apóstoles y los santos, muchos vivieron periodos difíciles, y su fe fue la fuente de su valor y de su testimonio. Que encontréis en su ejemplo e intercesión la inspiración y el apoyo que necesitáis.
En un mundo en continuo movimiento, os enfrentáis a muchos y graves desafíos. Deseo que vosotros seáis los artífices del futuro de vuestro país, y cumpláis con vuestro papel en la sociedad y en la Iglesia.
Tenéis un lugar privilegiado en mi corazón y en toda la Iglesia, porque la Iglesia es siempre joven. La Iglesia confía en vosotros. Cuenta con vosotros. Sed jóvenes en la Iglesia. Sed jóvenes con la Iglesia. La Iglesia necesita vuestro entusiasmo y creatividad. La juventud es el momento en el que se aspira a grandes ideales.
Buscad lo que es hermoso y gozad en hacer el bien. Dad testimonio de la grandeza y la dignidad de vuestro cuerpo, que es «para el Señor» (1 Cor 6, 13b). Tened la delicadeza y la rectitud de los corazones puros. Como el beato Juan Pablo II, yo también os repito: «No tengáis miedo. Abrid las puertas de vuestro espíritu y vuestro corazón a Cristo».
Aquí está la revolución que Cristo ha traído, la revolución del amor.
En cuanto a las redes sociales, son interesantes, pero pueden llevar fácilmente a una dependencia y a la confusión entre lo real y lo virtual.
Sed defensores de la vida.Resistid con valentía a aquello que la niega: el aborto, la violencia, el rechazo y desprecio del otro, la injusticia, la guerra. Así irradiaréis la paz en vuestro entorno. ¿Acaso no son los «artífices de la paz» a quienes en definitiva más admiramos?¿No es la paz ese bien precioso que toda la humanidad está buscando? Buscad y vivid relaciones ricas de amistad verdadera y noble.
Adoptad iniciativas que den sentido y raíces a vuestra existencia, luchando contra la superficialidad y el consumo fácil. Sed portadores del amor de Cristo. ¿Cómo? Volviendo sin reservas a Dios, su Padre, que es la medida de lo justo, lo verdadero y lo bueno. Meditad la Palabra de Dios. Descubrid el interés y la actualidad del Evangelio. Orad. La oración, los sacramentos, son los medios seguros y eficaces para ser cristianos y vivir «arraigados y edificados en Cristo>>, el Año de la fe que va a comenzar será una ocasión para descubrir el tesoro de la fe.
La fraternidad universal inaugurada por Él en la cruz reviste de una luz resplandeciente y exigente de la revolución del amor. «Amaos unos a otros como yo os he amado » (Jn 13, 34).
Es hermoso trabajar con y para los demás. Vivir juntos momentos de amistad y alegría permite resistir a los gérmenes de división, que constantemente se han de combatir. La fraternidad es una anticipación del cielo. Y la vocación del discípulo de Cristo es ser «levadura» en la masa, como dice san Pablo.”
EL SANTO PADRE NOS LLAMA A TODOS LOS JÓVENES A SER Y HACER LA VERDADERA REVOLUCIÓN DEL AMOR EN EL MUNDO, Y COMO NOS DECÍA JUAN PABLO II, “NO TENGAIS MIEDO DE SER SANTOS”, SABEMOS QUE ES DIFÍCIL EN NUESTRA SOCIEDAD, PERO LA JUVENTUD TIENE LA FUERZA DE CAMBIAR EL MUNDO EN COMUNIÓN CON CRISTO. YO COMIENZO EN MI CIUDAD... ¿TE PRENDÉS CONMIGO?

Luciana Seniuk, Grupo de Jóvenes Pquia. N.S. de Fátima